Aporías sobre la “música colonial latinoamericana”

Los Angeles, California, 1:57 AM

Portada

Me despierto de madrugada con una preocupación aguda. Ayer estuve leyendo Music and Urban Society in Colonial Latin America (Cambridge, 2010), editado por Geoffrey Baker (Royal Holloway, University of London) y Tess Knighton (University of Cambridge), cuyo antecedente directo es otro libro en lengua castellana titulado La música y el Atlántico. Relaciones musicales entre España y Latinoamérica editado por María Gembero Ustárroz y Emilio Ros-Fábregas (Granada, 2007).

Se trata del material utilizado por la Dra. Olivia Bloechl en su Seminario dedicado a los estudios postcoloniales en UCLA, al que espero asistir de oyente, así que por estar tratando de preveer el debate me ha asaltado en plena madrugada una preocupación conceptual básica ¿cómo se puede seguir hablando de música “colonial” latinoamericana? En este caso, alrededor de las acciones desarrolladas por la orden Jesuita durante el periodo colonial español en tierras del “Nuevo” mundo. Me preocupa aún más porque conozco el artículo de Geoffrey Baker titulado “Latin American Baroque: performance as a post-colonial act?”Me encuentro ante un complejo problema de Historia conceptual.

Veo con preocupación que se sigue reproduciendo una conjunción que es en sí misma una aporía, porque el concepto de “colonia” y la orden Jesuita están construidos sobre el paradigma del “sistema cortesano”, mientras que el de “Latinoamérica”, creado a mediados del siglo XIX, se debe al paradigma del “estado nacional” (Ver: Librosdelacorte.es/Artículos). Compruebo además en la bibliografía utilizada por los autores(as) una ausencia preocupante de los “estudios de corte”, línea de avanzada en las investigaciones históricas actuales, desarrollada por instituciones de investigación europeas agrupadas por The Court Studies Forum, que cuenta con The Society for Court Studies (Londres), el Centre Château de Versailles  (Paris), la Asociación L’Europa Delle Corti (Italia) y el Instituto universitario “La Corte en Europa” de la Universidad Autónoma de Madrid (IULCE-UAM), es más, Tess Knighton participó en el Congreso que el Forum realizó en Madrid el año pasado, organizado por el IULCE-UAM. En resumen, no se puede alegar desconocimiento.

Estoy ansiosa por conocer la opinión de la profesora Bloechl. Sin duda ya es hora de que los conceptos sobre los cuales se ha construido la mitología del “barroco latinoamericano” o la “música colonial latinoamericana” sean revisados críticamente por los especialistas. No se pueden continuar reproduciendo modelos que omiten un hecho básico: que la orden Jesuita era una orden cortesana, con funciones religiosas, políticas y educativas muy específicas dentro del  “estado confesional”, al igual que la orden Jerónima, Dominica o Carmelita. Los musicólogos históricos tienen que revisar la historia de los conceptos sobre los cuales basan sus análisis. En fin, este año se celebrarán dos congresos sobre el tema en Madrid (Ver: www.iulce.es).

Pero me temo que la tan defendidad “interdisciplinariedad” de la supuesta “comunidad científica internacional” no sea más que un simulacro fomentado por grupos y escuelas nacionales que se reúnen para repitir cada una su monólogo analítico, disputándose la hegemonía. –  Susan Campos Fonseca

Los comentarios están cerrados.