El cuerpo como memoria (4)

Por Susan Campos Fonseca

¿Damas del armiño? ¿Leonardo da Vinci y Silvia Calles?(1)

¿Cuánto puede realmente el Arte intervenir en nuestra vida cotidiana? No es una pregunta nueva, existen muchas respuestas para ella. Hace poco leía un artículo de Julian Oliver, publicado por Salon Kritik, donde, entre otras cosas, el autor comenta algunas ideas de The Rise of the Creative Class de Robert Florida, influyente teórico de estudios urbanos. Florida expone cómo una “clase creativa” es capaz de estimular el desarrollo económico de áreas metropolitanas interviniendo la realidad cotidiana. No creo que esto tampoco suene nada nuevo, las “estéticas relacionales” hablan de “ecologías culturales” desde hace tiempo. Recientemente leí varios artículos de Daniel Martín Bayón que me parecieron especialmente ilustrativos, tratándose de mi propio entorno en Madrid. Pero Miren Arzalluz Loroño, en una entrevista publicada por El País Semanal, llamó mi atención sobre un tipo de intervención artística que, al ser justamente “cotidiana”, suele no obtener el mismo reconocimiento en este sentido: la moda. Opinión que tampoco es nada nueva, los museos empiezan a recibir en sus salas retrospectivas de “Alta costura” desde hace un tiempo. Pero no es este tipo de moda, ni la que tenemos en los grandes almacenes, la que me viene a la mente en este momento. Si no, la que puede encontrarse en una pequeña tienda de la calle Pez de Madrid llamada La Antigua, donde encontré, entre otras cosas, las piezas de Silvia Calles.

“Nos vamos al Matadero con Laura y Silvia Calles` Closet” (foto promocional, 2011). Silva Calles (der., vistiendo una creación suya).

La tienda perfectamente podría ser una pequeña sala de arte contemporáneo, porque en sí misma es un espacio performativo interesantísimo. Cuando entré pensé en la Acción de ANAMUSMA en LAPIEZA, -a la que dedico un texto de esta Serie (Nº 2)-, justo me vino a la mente una frase suya:  “La costura es una escritura”. Porque la “escritura” de Silvia Calles en este caso, si se aborda desde los estudios de performance, permite observar un tipo de embody/powerment muy singular. Ella asume la estética de los “cuentos de hadas” para apropiarse de la realidad cotidiana. Evidenciando a su vez, un tipo de patrimonio “femenino” muy específico. Sus piezas intervienen el cuerpo y su relación con el entorno evidenciando “inocencias interrumpidas”, podría decirse. Su trabajo me parece tan queer y provocador como el de ANAMUSMA, incluso cuando refieren a imaginarios aparentemente contrarios.

Yo ¿la peor de todas? ¿Silvia Calles y Sor Juana?(2)

La “costura” de Silvia Calles deconstruye una “escritura”, y nunca mejor dicho, aquí el concepto derridiano se aplica de forma muy precisa. Deconstruye narrativas de “fragilidad”, “debilidad”, “dependencia”, etc… Deconstruye la propia idea de tiempo y lugar, especialmente en relación a la “edad” del cuerpo de la mujer y sus posibilidades de auto-realización vital. Su acción, podría decirse, otorga un empoderamiento sobre ideas de “madurez” e “infancia” especialmente complejas. Utilizar una pieza suya en la vida cotidiana se convierte así en una intervención completamente inusitada. Las imágenes que incluyo aquí son una prueba de ello. No soy especialista en historia de la moda ni pretendo serlo, pero debo confesar que como estudiosa feminista, la obra de Silvia Calles me invita a reflexionar sobre qué cuerpos son objeto de nuestra memoria, y cómo entendemos la historia de las mujeres a través de ellos.

___________________

Notas: (1) (2) Las composiciones intencionalmente propuestas son mías.

___________________

ARTÍCULO VINCULADO POR

A
DIVA : DECONSTRUCTING BELLINI – QUEER OPERA IN 15 MINUTES – ACCIÓN – 24.11.11 – PALMACENTRAL

____________

Anuncios