El relicario de Patti Smith

“Mi habitación reflejaba el colorido desorden de mi mundo interior, parte furgón, parte reino de las hadas.” -Patti Smith (Eramos unos niños, p. 169)

***

Patti Smith

Construido con sumo cuidado, como si de un precioso relicario se tratara, Patti Smith nos entrega una memoria de sus inicios, basada en fragmentos de su profunda relación con Robert Mapplethorpe. No negaré que, a pesar de conocer la obra de esta creadora, poeta y cantautora excepcional, su prosa, la dulzura y ternura con que es capaz de compartir sus recuerdos, mostrando una Nueva York desgarradora de forma mística, iniciática, me ha estremecido. La música de Patti Smith, carga de una violencia sagrada, podría decirse… se transforma en la prosa de Eramos unos niños como si de una Oda se tratara. Oda que es una elegía, un canto de esperanza, una promesa de inocencia, una mirada todavía transparente. Debo confesar que no me lo esperaba. Aunque admiro profundamente su obra, esta voz no me la esperaba, y la agradezco.

Susan Campos Fonseca
Madrid, 12 de agosto de 2011
Anuncios

Los comentarios están cerrados.