¡Salve paggiachi!¡Salve la princesa!

Joker's Asylum: Harley Quinn

La cultura urbana es autofágica y caníval, sus tentáculos acarician con sed erótica y matricial imaginarios distópicos, carnavalescos. El patrimonio de “lo femenino” comparte esta práctica, pero visto tras el antifaz de la teoría “queer”, del “feminismo queer”, revela que debajo de la piel subyacen más imaginarios y poéticas de que alimentarse.

Hablo por experiencia, quizás porque derrepente veo metamorfósis de Harley Quinn -y los metaimaginarios que en ella se reúnen-, recogidos en creaciones de las que mi deseo est-ético esta hambriento. Podría atreverme a identificar una “tendencia”, pero detesto homogeneizar los fenómenos y a lxs creadorxs cuando no existe una intención aparente de “escuela” o activismo común. Sin embargo, con permiso de Toño Camuñas, Miss Van, y Silvia Calles, me permito acariciar una seductora poética “de cuento”, de circo y “guasonas”, en piezas suyas que recojo aquí:

"Guasonas": Miss Van, Toño Camuñas y Silvia Calles (*)

La ciencia de la pasión no es racional o irracional, no depende del progreso, ella combina y recombina el genoma de “lo imaginario”, de la erótica de “lo femenino” y “lo queer” de sus transformismos… el cuerpo, finalmente, vence en la ingestión y digestión de las cicatrices, del trazo y antifaz de princesas deslavadas.

Elise Plain en "Cuadernos gaviero" (2011)

Soy egoísta, sin duda, actualmente trabajo en la música para una performance de Pan para la princesa de Elise Plain (Proyecto “©ALTAR”), y en las obras que inspiran mi deseo veo la oportuna oscuridad y sangrienta dulzura del “cuento de hadas”. Quizás por eso necesito compartir este trozo de maravilla, de “país de las maravillas” que emerge ante mi, me abraza y ahoga como una “pequeña muerte” … porque me encuentro con “guasonas” cuyos secretos, por amor, añoro conocer…

Porque en este estadio de mi investigación me agotan el “feminismo de la igualdad” y sus ministerios… quienes pretende “homegeneizar” experiencias del cuerpo. Me niego tanto a los corsés políticos y los supuestos de verdad, como a los fracasos de “pantsuit y broche” en conferencia de prensa. Porque mi cuerpo es “queer”, mujer “queer”, contingente, como el de estas “guasonas” que todo lo destrozan, de las que bulle la furia del “transfeminismo” y de la nada…

The ultimate joke...

Me equivoco, sí, como Harley Quinn, pero de repente rio y lloro como paggiachi y exclamo ¡Salve paggiachi!¡Salve la princesa! Después de un tiempo en el “lado de la ciencia”, al fin puedo adentrarme con toda libertad, en el umbral oscuro del mythos

___

(*) La elección de las piezas en el recuadro y su composición es mía.

_______________________________________________________

ANEXO/COMPARTO: 184_Pan para la princesa by Elise Plain, Miguel Guzmán y El intruso

2 Respuestas a “¡Salve paggiachi!¡Salve la princesa!

  1. Pingback: 6 libros entre 2010 y 2011 (?!) |

  2. Pingback: My Blog » 6 libros entre 2010 y 2011 (?!)